SELMER Paris es la elección de muchos instrumentistas profesionales. Así las cosas, los instrumentos Selmer continúan siendo hechos a mano en París, con la cuarta generación de la familia Selmer liderando la compañía.

Pero, ¿quién es Henri Selmer?

Tras graduarse en el conservatorio de París, a los 22 años de edad, Henri Selmer ingresa en la orquesta de la guardia republicana, y durante su carrera actúa como clarinete solista con la Orchestre Lamoureux y la Paris Opera Orchestra.

Paralelo a esto desarrolla una destreza única para retocar boquillas y hacer cañas, y en 1885, Henri Selmer funda la empresa que empezó a manufacturar las primeras cañas y boquillas, situada en el número 4 de Dancourt Place, donde un ambiente de creatividad atraía a artistas de todo el mundo.

En 1898, comenzó con la fabricación de su primer clarinete e iría a participar, solo 6 meses después, a la feria mundial Saint Louis en los Estados Unidos. Las cualidades acústicas y la perfecta manufactura de sus clarinetes le hicieron ganar la prestigiosa «Gold Medal».

A su continuo éxito y crecimiento le siguió la apertura, a cargo de su hermano Alexandre, de la Boutique en la 86th Street  de Manhattan. En 1905 casi toda la familia del clarinete estaba presente en su catálogo. Clarinete requinto, clarinete bajo, clarinete alto y por su puesto, los clarinetes en sib, entre otros, contando con más de 20 trabajadores.

Esto puede interesarte:  El Fagot: El payaso de la orquesta

En ese mismo año, Alexandre vuelve a Francia y confía la boutique de Manhattan a uno de sus mejores estudiantes, George Bundy, de cuya unión nacería Conn-Selmer, para distribuir la marca Henri SELMER en Estados Unidos y Canadá.

La expansión continuó con la inauguración de la nueva fábrica en Mantes-la-Ville en 1919. Aquí, Maurice Selmer, hijo de Henri se une a la compañía y Henri y Maurice Lefèbre yernos de Henri Selmer se hacen cargo de la dirección.

Mientras, la «Saxophone Craze» llegó a Estados Unidos gracias a su popularidad, hecho que inspiró a Selmer para presentar, en 1922, su primer modelo de saxofón, el saxofón alto Selmer «Model 22».

Nunca antes las mejoras en su proceso de manufacturación habían sido vistas, especialmente en la técnica para extraer las chimeneas y aún utilizada por los artesanos de Selmer. Para la época, la fábrica contaba con 50 trabajadores que porducían 30 saxofones al mes.

En 1926, el actual logo Henri SELMER apareció con su icónica corona de laureles, la cual es todavía grabada en cada instrumento, boquilla y caña SELMER, garantizando su autenticidad.

Esta época dio paso a la creación del clarinete de metal y SELMER Paris gana el premio en la International Exhibition de Ginebra. Para enconces, en 1928, Selmer ofrecía todo el catálogo de instrumentos de viento madera. 

En 1929, Henri Selmer compra las tiendas Adolphe Sax en Montmartre, en el 84 rue Myrha. Así, con la integración del conocimiento, de expertos y de nuevo personal, Selmer se convirtió en el inherente sucesor del inventor del saxofón. 

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=H6GLVCrHNaE

 

Esto puede interesarte:  Las cornetas: Sonido, características e historia

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.